domingo, 23 de mayo de 2010

Las visitas a los jardines de Niños...

OBSERVACIÓN EN VISITA PREVIA

“JARDÍN DE NIÑOS GENOVEVO RIVAS GUILLEN”


Los niños de primer grado de preescolar con lo que me tocó trabajar tienen en su mayoría la edad de tres años. Según la teoría de Piaget, estos niños se encuentran en la etapa preoperacional o intuitiva de conceptos como el de número o el de la causalidad, específicamente en el estadio preconceptual, es decir, es la etapa en la que el pensamiento y el lenguaje gradúan su capacidad para pensar simbólicamente a través de juegos y dibujos, con los cuales hacen representaciones mentales que ayudan a que desarrolle el lenguaje oral.


El niño nace con habilidades mentales elementales, como la percepción, la atención y la memoria, gracias a la interacción con compañeros (los niños influyen mutuamente en su desarrollo a través del proceso de colaboración) y adultos más conocedores, , estas habilidades innatas se transforman en funciones mentales superiores, con las cuales aprende incorporar a su pensamiento las herramientas culturales del contexto social al que pertenece, pues según Vygotsky, sólo de esta forma se da el aprendizaje significativo.


Al conversar con algunos de los niños me comentaron que es agradable asistir a la escuela porque aprenden cosas interesantes, juegan, cantan y la maestra es muy divertida y alegre; a esta edad los niños consideran a todos sus compañeritos sus amigos, pues con todos juegan y platican; de su familia expresan orgullo, platican lo que hacen en casa con sus padres y juegan con sus hermanos; de nosotros los normalistas dicen que les gusta que asistamos a su escuela porque les enseñamos canciones nuevas y jugamos con ellos.


A los 3 años, el niño tiene un concepto muy concreto del espacio, lo pude apreciar cuando los pequeños solo sabían explicar como llegar a su casa y a la escuela, sin embargo, aún no conocen la colonia en que viven.


Como el jardín de niños se encuentra en una zona rural, los niños construyen categorías sobre los lugares, por ejemplo, decían que Jilotepec y Tepeji del Río son ciudades porque hay muchos carros, y que el lugar donde viven es un rancho porque hay borregos y vacas.


Las estrategias de memorización que aplican los niños a esta edad son la imitación y repetición, con las cuales interiorizan los conocimientos significativos que adquieren. Barbara Rogoff considera a los niños como aprendices del conocimiento, activos en sus intentos de aprender a través de la observación y la participación.


A través de la experiencia los niños van adquiriendo destrezas que les permiten abordar problemas culturalmente definidos pues la resolución de problemas se produce a veces en situaciones sociales que los definen y que proporcionan oportunidades para aprender de estos intercambios. La forma de los problemas, los instrumentos disponibles para resolverlos y las tácticas elegidas para abordarlos incide en el razonamiento que el niño realiza sobre ellos a partir de definiciones socioculturales y tecnológicas disponibles en el momento dado.


En cuanto a la relación que existe entre lenguaje y pensamiento es importante mencionar que están ligadas, sin embargo, el pensamiento se da antes que el lenguaje. El niño utiliza el lenguaje para compartir y comunicar sus pensamientos, además de que refleja la maduración de los procesos de su pensamiento. Según Vygotsky, el niño pequeño vocaliza para guiar su comportamiento porque no puede dirigir sus acciones valiéndose del lenguaje correcto que utilizan los niños mayores y los adultos, sin embargo, en el jardín niños se puede apreciar que los pequeños ya tienen un lenguaje más claro y amplio que les permite la comunicación con individuos mayores como la educadora o familiares.


El lenguaje en el jardín de niños es muy importante, ya que a través de él existe mayor convivencia entre los niños y con la educadora, es por ello que cuando algún niño tiene problemas de lenguaje o simplemente de expresión oral, la educadora busca estrategias para incorporarlo más al grupo o apoyarle de acuerdo a sus necesidades, a lo cual, la profesora Thelma me comentó que al inicio del ciclo escolar los niños casi no hablaban y tuvo que realizar actividades donde los niños contaban sus anécdotas de un fin de semana o que platicaran al grupo sobre algún tema y esto hizo que poco a poco los niños tuvieran un mejor desenvolvimiento y su vocabulario se amplíe y mejore.


Entre compañeros el desenvolvimiento del lenguaje es más fluido pues los pequeños se sienten en confianza y comprenden entre sí pues manejan el “mismo idioma”; con la educadora cada vez hay más comunicación por la convivencia que se da a diario, sin embargo, a las alumnas normalistas nos ven como personas extrañas y no es para menos, es por ello que no existe un intercambio mutuo hasta que los nos ganamos su confianza y es hasta entonces que los niños nos expresan sus sentimientos o pensamientos, sobre todo porque son muy perceptivos (notan cuando hacemos nuestro trabajo con gusto).


En la edad escolar, sobre todo a los tres años, se presenta en los niños el habla egocéntrica (el niño externa sus pensamientos y sentimientos) la cual va desapareciendo en medida que el niño va socializando y es entonces cuando aparece el lenguaje interiorizado (el niño guarda sus pensamientos y sentimientos).


Durante su transición en preescolar los niños tienen logros en el desarrollo de habilidades sobre todo motrices y cognitivas. Hablando de los niños de primer grado, la educadora mencionó que los logros de sus alumnos en este ciclo escolar han sido que ya van al baño solos, recogen las cosas y las colocan en su lugar, saben que hay un tiempo para cada cosa (tiempo para trabajar y tiempo para jugar), saben escribir su nombre, aprenden a contar, los colores, algunas figuras geométricas, desarrollan su expresión oral, se vuelven compartidos, trabajan en equipo, etc.


Sin duda alguna, las lecturas que realizamos en la asignatura de Desarrollo Infantil nos ayudan a comprenden mejor las actitudes de los niños, así como el avance que tienen en las relaciones sociales y su lenguaje. Para todo esto es muy importante el papel que desempeña la educadora pues es pieza clave para el desenvolvimiento de los niños y la adquisición de habilidades y destrezas que serán fundamentales en su vida posterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada