viernes, 21 de mayo de 2010

Los estudiantes de la ENJ.

Cómo entender la acción de los estudiantes normalistas de la zona norponiente, desde su filogenia.

Por ser del norte del Estado de México, la altitud, la frescura del clima y en ocaciones la lejania de los centros urbanos o citadinos, se adoptan comportamientos cerrados a la socialización. La antropología cultural que ancestralmente arrastramos de los pueblos Otomies, son como cadenas que nos atan y anclan, son muy fuertes y se miran como lastres que impiden cierto crecimiento.

Los tres años de preparatoria que el joven tiene antes de llegar a esta Escuela Normal de Jilotepec, sirven de preparación para un ardúo trabajo académico, los invita a la invención de su carrera de vida. Los conlleva a vivir desde el momento en que deciden ser parte de un magisterio abigarrado a sus reacias costumbres de la sumisión, del acatamiento, de la obediencia ciega y atenta.

Exploto los términos, por la carencia de apertura a otros logros, de formar verdaderos líderes que beneficien a los colectivos sociales, no es posible que volcanes de juventud, apagados por la mal entendida burocracia, o la reticencia de los medios de comunicación de solo informar lo malo; por la obediencia de los estatutos y las reglas (todo es ley) pero todo se trasgrede. Por no salirse por la tangente, al pedir a las autoridades para que sus hijos sean aceptados (tarjetasos de imposición) en una normal que solo piensa en la reproducción del ser como tal, más no en dejarle libre en espirítu para que genere, cree y recree los conocimientos.

Los horarios a los que se someten los estudiantes son flácidos, llenos de vacios de formación, cuando hay mucho por aprender (talleres y seminarios, conferencias, foros de discución, itercambios académicos, conferencias magistrales, videos), mucho que compartir; pero como se tiene un curriculo trazado, aferrado a las viejas costumbres del conductismo, a la obediencia y aniquilación del débil por el fuerte. Así se forman nuestros estudiantes.

Su llegada a la institución es endeble porque traen consigo sus historias de mediania académica, sus mermas como seres formados en centros de diversa cultura, no dominan en la totalidad sus conocimientos básicos de educación media superior, así los recibimos, así y con ellos trabajamos.

Al desarrollar el curriculo, hay nuevamente vacios del saber; docentes que imparten asignaturas mal informados, mal formados; piensan que con una licenciatura en educación preescolar basta para formar nuevos licenciados; hoy piden la Maestría, en Educación Superior, en Orientación Educativa, En administración de la educación, todos ellos pero sin el grado académico; pero eso tiene poca apertura porque los docentes que rebazan más de los 18 años de servicio y de experiencias, no quieren seguir formándose para iluminar con sus conocimientos a estudiantes de licenciatura. Los docentes que aprendimos desde muy temprano a ser maestros sin formación y que tuvimos la fortuna de entrar a una normal elemental para ser maestros de primaria, y que posteriormente nos formamos como licenciados en educación (matemáticas, inglés, pedagogía, psicología, lengua y literatura, español, ciencias naturales, ciencias sociales) como producto de las leyes de 1984; creo que sí hacemos la diferencia. Pues luego por voluntad quisimos hacer una maestría. Son 16 años de estudio aproximados, que como estudiantes ferreos hoy nos traiciona la edad y se nos acaba la juventud. Pienso que no somos iguales ni sabemos como docentes lo mismo, la ilustración no está en los años, no en la edad, ni el tiempo que tenemos en un centro; más bien está en la combinación de todo esto para formar nuevos hombres con nuevas ambiciones personales de crecimiento profesional y de losgros para un país que vorzamente se lo tragan las potencias industriales.

Qué indicamos a los jóvenes de hoy a formar, pues que la tarea nos queda muy grande, y más cuando no hay amor por la carrera, no queda lejos cuando no sabemos lo mismo, nos queda muy retirado del fin cuando no aspiramos a transformar nuestro entorno con conocimientos, con actitud, con entrega. Quizas queramos seguir contemplando más pobreza, hasta que solo el pueblo nos de mendrugos y solo jugemos con los niños y nos quiten el espacio otros, los universitarios, que sin tener docencia den las clases con esquemas conductistas y positivistas.

Por ello la educación es amor, amor a los niños, jovenes y sociedad. México.

Los maestros nos seguiremos formando en las aulas, en talleres, en foros, seminarios, conferecnias y por medio de intercambios, aquí aprenderemos, por que el conocimiento sin pasión ni lenguaje son letras muertas. Para ello estamos con ustedes estudiantes de la Zona Norte del Estado de México.

Jóvenes estudiantes, México los reclama integros, naturales y sin maquillaje social, sin las patologías sociales. Solo así lograremos que nuestra sociedad crezca como cultura, poniendo de manifiesto el amor a México. Beneficiar a los que menos tienen con la sabiduria que dá el saber, pero más su inmediata aplicación honesta, respetuosa y atenta.

Feliz día del Estudiante. 17 de mayo de cada año, hasta la próxima revolución.

Profr. Miguel Lucas Martínez.
México.

1 comentario:

  1. No te cierres al compañero, todos son mexicanos, piensa en ello...

    Tereso Celso Nájera

    ResponderEliminar